Categoría: Abdominoplastia

EL CIRUJANO, 12 COSAS QUE DEBES ACLARAR CON ÉL.

Una vez más os hablo sobre algo que es aplicable a cualquier cirugía estética,  hoy hablamos sobre el cirujano.

Si bien la finalidad es la misma, sentirse bella, la cirugía estética no es un corte de pelo, ni una manicura, ni si quiera un tatuaje. ¿Qué quiero decir con esto? Que la cirugía es algo muy serio. En nuestro caso, la abdominoplastia, es una cirugía con su anestesia general, su tiempo de recuperación y como cualquier operación sus riesgos. Parece que no nos lo creemos, pero ponemos nuestra vida en manos de una persona.  A veces el ahorro de Euros o Dólares, nos ciega y no pensamos que eso no es lo importante.Por encima de todas las cosas, lo importante es nuestra vida y nuestra salud y en consecuencia en nuestra elección final de cirujano no debe nunca primar el presupuesto sino una absoluta confianza en las manos en las que nos ponemos.

Cuando vayas a elegir cirujano plástico, tomate tu tiempo. Examina si te parece una persona competente en la materia, si te resulta agradable y si confías plenamente en él. Una vez que tengas respuestas a las cuestiones que te voy a poner a continuación y tú realmente estés absolutamente convencid@ de que  vas a estar en buenas manos, entonces es el momento de tomar la decisión final.

La primera entrevista con el cirujano es muy importante. Bajo mi criterio, no debes salir de la clínica, sin antes haber aclarado ampliamente y como mínimo, esta lista de

Preguntas para tu futuro cirujano plastico

1- El cirujano

¿La persona que te está informando en quien luego te va a operar? Si el cirujano te está informando personalmente, genial. Así ya sabe qué es lo que deseas, cuáles son tus inquietudes y tus expectativas. Si no lo es, debes pedir tener una conversación con él antes de la operación para explicarle todas esas cuestiones.

2- Pertenencia a alguna organización de cirujanos

En España hay varias organizaciones que aglutinan a los profesionales de la cirujía plástica. Una de ellas es la SECPRE, pero también está AECEP o SECE. Asegúrate de que tu cirujano pertenece a alguna de ellas. Uno de los principales objetivos de estas asociaciones es el garantizar la profesionalidad de sus asociados.

3- La titulación

¿Qué titulación tiene el cirujano? Revisa bien cuál es exactamente el título que posee. Dónde lo ha obtenido. En España no hay un registro nacional, ni un listado en el que se pueda comprobar la formación de un cirujano plástico. Sin embargo, puedes acudir al listado que la SECPRE tiene en su página web (www.secpre.org), en el que se incluye el contacto de todos sus miembros en cada provincia. También puedes acudir al colegio de médicos de tu provincia donde te pueden facilitar la información de los galenos que han registrado allí su título de especialista.

4-El método de la operacion

¿Exactamente qué método va a usar el cirujano para realizar la abdominoplastia? El cirujano debe informarte de las diferentres posibilidades y procedimeintos que hay. Además debe estar al día de los últimos avances, y a ser posible haberlos aplicado ya en alguna ocasión. Los productos y aparatos que va a usar durante la abdominoplastia estarán ajustados a la normativa de vigente. Juntos deberéis decidir qué metodo se adapta más a tí y a tus expectativas.

5- Que experiencia tiene el cirujano

No dudes en preguntarle al cirujano, cuál es su experiencia en la materia. Obviamente quién ha hecho más operaciones tiene más conocimientos teóricos y prácticos y sabrá resolver cuaqluier complicación.

6- Riesgos de la operación

Todas las operaciones tienen riesgos. Insiste en que el médico que los explique detalladamente. Tú ya los sabes porque los has leido en esta web. Pero el cirujano debe explicartelos mucho mejor.

7- Primer contacto sin prisas

Tendrás muchas preguntas y muchas cosas que aclarar. El cirujano debe saber muchas cosas sobre ti y tú sobre él. Vuestra charla debe ser sin prisas… qué menos que una hora.

8- Chequeo inicial

El médico debe hacerte una buena revisión para confirmar un buen estado de salud. Investigará tu historial médico al detalle. Un buen cirujano no debe operarte si considera que tu estado de salud no es óptimo (aunque pierda un cliente).

9- Cuidados tras la operación

Pregúntale al médico qué cuidados vas a necesitar después de la operación y cuáles van a depender de ti. Cómo debes actuar para acelerar la recuperación. El cirujano debe explicarte cuándo puedes volver a tomar el sol, hacer deporte… etc.

10- Fotos de antes y despúes

Haz que el cirujano plástico te enseñe fotos de operaciones que haya realizado y analiza los resultados. De esta manera podrás ver si éstos cumplen tus expectativas.

 11- Otros clientes del cirujano

Pídele al cirujano hablar con pacientes anteriores. Comenta con ellos cuál han sus motivaciones y sobre todo pregúntales sobre su experiencia, los resultados, el trato recibido… etc.

12- Tómate tu tiempo

Aunque sea repetirlo, tras la entrevista, piensa tranquilamente en todo. Decídete sólo si consideras que todas tus preguntas tienen respuestas. El médico nunca debe presionarte. Si ves que te han quedado preguntas en el tintero, no dudes en buscar la respuestas.

Y de momento esto es todo.

Una vez más espero haberte sido de utilidad y te agradezco de antemano que des muchos +1 y muchos “me gusta”, y a ser posible que compartas esta humilde guía.

 

Fuentes:

Lo que un cirujano general debe saber

CUIDADOS DE LA CICATRIZ

Ya hemos hablado de la cicatriz que queda tras la abdominoplastia, de que esta es prácticamente invisible por su emplazamiento, pero que deberemos cuidar con esmero para obtener un resultado óptimo. Pues bien, hoy voy vamos a ver qué cuidados debemos tomar para que la cicatriz no se interponga entre tu autoestima y tú. Lógicamente lo que aquí explico es aplicable a las cicatrices que puede producir cualquier tipo de cirugía.

Veamos cómo tenemos que cuidar la cicatriz:

Estado de la cicatriz tras seis semanas.

Aproximadamente a las dos semanas de la operación serán eliminados lo puntos. Es el momento de comenzar con el cuidado de la cicatriz haciendo uso de cremas o apósitos cicatrizantes. Los compuestos de silicona aumentan la concentración de agua y actuan de aislante de la puel. Los apósitos cicatrizantes favorecen la formación de enzimas, eliminan el colágeno contrarrestando así la formación del tejido conectivo durante la cicatrización.

“La paciencia es la madre de la ciencia”. Dale tiempo y descanso a tu cicatriz para sanar tras la abdominoplastia: a pesar de las pomadas cicatrizantes, la cicatriz puede tardar en curar hasta un año completo y hasta tres años para ser invisible.

A ser posible no fumes o reduce el consumo de tabaco todo lo que puedas. La nicotina influye muy negativamente en la formación de nuevos vasos sanguíneos y por tanto la oxigenación de la zona.

El tejido resultante de la cicatrización es extremadamente sensible a la luz, mucho más que la piel normal. Debes evitar la exposición directa al sol durante los seis primeros meses porque se podría producir una hiperpigmentación de la zona. Después no olvides aplicarte un protector solar de índice alto.

Los queloides (formación de la cicatriz excesiva) son antiestéticos. Como ya hemos dicho, puedes tratar de mejorar la cicatrización con apósitos o cremas cicatrizantes. También te ayudarán en caso necesario la inyecciones de colágeno. Si aún así has desarrollado queloides, cuando la herida esté totalmente curada, puedes corregir los defectos. Esto se puede hacer, por ejemplo, mediante una dermoabrasión o, dicho de una forma menos agresiva, alisado de la piel. Si antes de la abdominoplastia ya eres consciente de que tu organismo tiende a desarrollar queloides, no olvides comentárselo a tu cirujano.

Por último decirte que afortunadamente hay muchos nuevos fármacos como el ácido hialurónico que contrarrestarán la formación de una cicatriz excesiva o antisestética.

Fuentes:

RIESGOS DE LA ABDOMINOPLASTIA

Como todas las operaciones, la abdominoplastia también conlleva ciertos riesgos y puede traer complicaciones. Sin embargo, aunque es importante tenerlos en consideración no hay que obsesionarse, ya que la posibilidad de que los riesgos de la abdominoplastia sean peligrosos, es bastante improbables. Uno de los efectos secundarios más importantes son las cicatrices.  Hay que aceptar que quedarán para siempre, aunque estas suelen ser poco visibles después de ocho meses.

Una clínicas de renombre te informará sobre todas las eventualidades que puedan suceder  y naturalmente tomará todas las medidas de prevención. Tú como paciente puedes reducir enormemente los riesgos si sigues las intrucciones del médico, particularmente en relación con el incremento de la actividad. Y por su puesto cualquier riesgo es mayor en  fumadores. Ya hemos hablado antes de la importancia de dejar de fumar o, al menos, reducir drásticamente el consumo de tabaco.

Dicho esto vamos a comentarte ya algunos riesgos de la abdominoplastia:

Problemas de cicatrización

Pueden producirse problemas de circulación y trastornos de la cicatrización de la herida que en casos extremos, puede derivar una necrosis del tejido. Esto hace inevitable una segunda cirugía. Una mala cicatrización puede causar dolor y efectos estéticos indeseados. Pero también hay que tener en cuenta que con el tiempo y debido al envejecimiento natural del tejido puede haber muchos cambios en las cicatrices. Estos problemas pueden ser corregidos, o tratados con medidas convencionales tales como cremas y masajes. Nunca se puede predecir cómo responderá el tejido a la cirugía, así que puede ocurrir, a pesar de todos cuidados, que las cicatrices no queden como habíamos pensado, produciéndose, por ejemplo, asimetrías o excedentes de piel, que pueden ser solucionados con pequeñas cirugías.

Trombosis

En general, la cirugía de la pared abdominal aumenta el riesgo de trombosis, independientemente de que se hayan tomado todas las medidas preventivas durante y después de la operación. Una trombosis es un coágulos sanguíneo en las venas principales que pueden producirse después de cualquier cirugía. Cuando éste es arrastrado por el torrente sanguineo y cierra un vaso sanguíneo se produce una embolia. Preventivamene, se puede inyectar un anticoagulante, aunque esto puede afectar negativamente a la coagulación de la sangre. De cualquier forma, la trombosis se previene con ejercicio. Pero las acciones preparatorias, las que se llevan a cabbo durante y después de la operación no están totalmente libres de riesgo.

Hemorragias

A pesar de toda la atención, las hemorragias durante una operación son inevitables aunque raramete son peligrosas, en cuyo caso será necesaria la realización de una hemostasia o una transfusión de sangre. Las pequeñas hemorragias a nivel de la piel (hematomas) que se pueden producir, irán desapareciendo a lo largo de varias semana, sin embargo, se puede dar el caso que necesiten una pequeña cirugía.

Infecciones

Las infecciones locales, que pueden retrasar la cicatrización de heridas y que hay que tratar con antibióticos son muy raras. La septicemia  y la inflamación de la hipodermis son complicaciones extremadamente raras a la vez que extremadamente peligrosas. También puede ser que a pesar de los cuidadosos controles, las bolsas de derivados de sangre y plasma estén contaminadas con virus de la hepatitis, VIH u otros agentes patógenos. Tales riesgos pueden evitarse mediante una autotransfusión.

Efectos en la piel

Otros riesgos de la abdominoplastia son los inevitables moratones, hinchazón y entumecimiento de la piel que por lo general se desvanecerán gradualmente. El adormecimiento se produce porque los nervios de la piel han sido cortados por la cirugía pero pronto se regeneran. Los moratones y la hinchazón retroceden después de unas semanas. En la zona de la cicatriz quirúrgica puede que el entumecimiento permanezca permanentemente.

Dolor

Los primeros días es normal sentir dolor así como tensión en la herida. El dolor disminuye en unos pocos días, mientras que la sensación de tensión se mantendrá de cuatro a seis semanas.

Daños en los nervios

También se pueden producir daños en los nervios o tejidos blandos que causen hipersensibilidad incluso parálisis que en la gran mayoría de casos desaparecerán. En algunos casos puede ser, sin embargo, que estas complicaciones requieren tratamiento prolongado. Desafortunadamente una recuperación completa de las funciones nerviosas no siempre es posible.

Intolerancias

Si el paciente sufre una reacción alérgica o hipersensibilidad a los medicamentos, desinfectantes o látex, pueden aparecer hinchazones temporales, picazón, estornudos, erupciones en la piel, mareos incluso vómitos. La incidencia de complicaciones graves en el área de las funciones vitales como el corazón, cardiovascular, respiratorio y renales es muy rara.

Daños orgánicos

Otro de los riesgos de la abdominoplastia, como en cualquier operación, son los daños en órganos internos del abdomen, que pueden resultar en inflamación o malformaciones. También el ombligo puede morir como consecuencia de trastornos circulatorios formándose una cicatriz en su lugar. Tras la operación es posible que a través de las heridas se filtre una gran cantidad de líquido, en cuyo caso el médico insertará unos drenajes que permitirán identificar las irregularidades y tomar las medidas apropiadas.

Insistimos en que es bueno saber los riesgos que puede haber. Afortunadamente hoy en día todos estos efectos secundarios están muy superados y diariamente se realizan operaciones de culquier índole, sin problemas.

 

 

Fuentes:

Estudio de los trastornos postabdominoplastia de la sensibilidad cutánea superficial

¿Qués es la andominoplastia?

Un vientre liso y una cintura delgada

 son cada vez más el deseo de todas de todas las mujeres (y también los hombres) en aras de lucir una apariencia joven, saludable y deportiva. Normalmente el deporte y la alimentación sana nos ayudan a lograr la figura ideal. Sin embargo hay ocasiones en que no es así. Tras una pérdida de peso extrema o después del  embarazo, el cuerpo no es capaz de devolver a su estado natural un abdomen, que se expandió enormemente. Esto se debe al gran estiramiento o el rasgado al que han sido sometidas las estructuras del tejido conectivo que hasta el momento habían mantenido la firmeza y sujeción del vientre. Como consecuencia la piel en el abdomen está arrugada, caída (“Delantales de grasa”) y presenta un estiramiento excesivo y muy  visible… las muy temidas estrías. Esto puede afectar negativamente la autoestima de las personas al sentirse poco atractivas y nunca mejor dicho, no estar a gusto en su su propia piel. Una cirugía estética de abdomen, también llamada  abdominoplastia, es un buen recurso para terminar con este sufrimiento y hacer realidad el anhelo de un cuerpo  apretado, un vientre plano  y una figura bien moldeada.

¿En que consiste la abdominoplastia?

A groso modo  la abdominoplastia es una operación de cirugía estética, mediante la cual el tejido flojo se estira  hacia abajo y se corta el exceso de piel.

Es una de las intervenciones con fines de belleza que más frecuentemente se realiza. Sin embargo, no podemos obviar que es que es una cirujía estética muy  seria y costosa de realizar y necesita una buena preparación antes, y muchos cuidados después de la misma. Ten en cuenta por lo tanto, que es muy importante ponerse en manos de un cirujano de prestigio, con la cualificación necesaria y muy experimentado.

Abdominoplastia, antes y despues, resultados, complicaciones… un buen informe es indispensable antes de somenetrse a una cirugia de abdomen.

Naturalmente, como antes de cualquier intervención, debes informarte lo mejor posible. ¿Cómo será el procedimiento que te permitirá reducir la barriga? ¿Será muy significativa la diferencia entre el antes y el después de la abdominoplastia? ¿Es fiable el cirujano? ¿Qué experiencia tiene? ¿Me ha informado bien sobre los riesgos, complicaciones y efectos secundarios? ¿Como he de prepararme? ¿Qué resultados se obtendrán? Son sólo algunas de las preguntas a las que debes tener respuesta antes de tomar la decisión de pasar por el quirófano. Pero la más importante de todas: ¿Realmente necesito pasar por el quirófano? Un buen estudio sobre necesidad o no de la cirugía estética de abdomen es, en nuestra opinión, fundamental.

 

¿A quién está destinada la abdominoplastia?

La abdominoplastia no es un método para perder peso. Está indicada en aquellos casos en los que hay un gran sobrante de piel y grasa en la región abdominal. Este exceso puede estar producido por una gran pérdida de peso o, en el caso de las mujeres, por múltiples embarazos. En ambos casos la piel se ha sobreestirado y no puede volver a su sitio. A menudo a esto se le une una relajación de los músculos abdominales, que también se solucionará con la intervención. Los mejores resultados se consiguen en pacientes sanos, delgados cuyo tejido abdominal  no responde a la dieta ni al deporte.

Resultados

No podemos medir la belleza, por lo que la satisfacción con el resultado depende de la subjetividad de cada individuo y sobre todo, en gran medida, de las expectativas que se hayan creado durante la consulta previa con el médico. Lo que sí se puede afirmar es que la inmensa mayoría de personas que pasan por una abdominoplastia mejoran su forma corporal, lo que resulta muy positivo para la autoestima. Sin embargo hay que tener en cuenta que irremediablemente, por la propia naturaleza de cualquier cirugía, se producirá una  cicatriz aunque esta tiende a desaparecer con el timepo. En el caso de la abdominoplastia  discurre por encima de la zona púbica, lo que se llama “zona del bikini”, por lo que queda prácticamente invisible. También alrededor del ombligo queda una pequeña cicatriz.

Tipos de abdominoplastia

Andominoplastia clásica

Mediante la abdominoplastia clásica, se eliminan la piel y la grasa  de la parte inferior y media del abdomen. A menudo, hay que sujetar los músculos abdominales rectos, formando una especie de corsé interno.

El cirujano realizará un corte horizontal  justo por encima de la zona púbica. Separará el obligo de la piel circundeante mediante corte redondo. Para tener acceso a los músculos abdominales, separará la piel de la pared abdominal desde la incisión hasta la altura de las costillas. Luego, dará firmeza a los músculos abdominales rectos, undiéndolos entre si mediante sutura. De esta manera la pared abdominal se fija y la cintura estrecha.
Hecho esto, estirará la piel hacia abajo retirará el sobrante y procererá con la sutura. La abdominoplastia llega a su fin con el reposicionamiento del ombligo. Para ello, el cirujano realizará un pequeño corte donde lo instertará y lo sujetará mediante sutura.

Miniabdominoplastia

Como su propio nombre indica, prácticamente se trata de una pequeña cirugía estética de abdomen y hablaremos de ella cuando se estira únicamente la piel entre la incisión abdominal y el ombligo. El corte es mucho menor y en la mayoría de los casos no es necesaria una reubicación del ombligo. Al realizarse con anestesia local, en la mayoría de los casos se practica de forma ambulatoria.

Abdominoplastia combinada con liposucción

A veces se combina la abdominoplastia con una liposucción. De esta manera se le dará un aspecto más natural a los contornos del cuerpo.
Y así terminamos con esta breve introducción a la abdominoplastia. Sigue leyendo, a lo largo estas páginas esperamos dar respuesta a muchas de las preguntas que seguramente te haces.

 

 

Fuentes:

Otros artículos interesantes:

PREPARACIÓN PARA LA ABDOMINOPLASTIA

Una consulta exhausiva con el cirujano es primordial

En primer lugar, antes de  la abdominoplastia no renucies a una buena consulta. En ella debes informarte de manera que no te quede ninguna duda. Hablarás con el médico de los cambios que quieres ver en tu cuerpo, es decir, de los resultados que esperas. El médico, por su parte, debe explicarte las diferentes posibilidades que tienes, cómo será el proceso, los riesgos y límites de la abdominoplastia y qué anestesia se aplicará. Durante esta consulta, tú como paciente, debes informarte de las calificaciones y experiencia del médico. Infórmate bien sobre dónde se va a llevar a cabo la operación y como serán los cuidados posteriores. Puedes obtener información de primera mano de otros pacientes que ya hayan sido tratados por el mismo médico. Antes de la consulta piensa detenidamente en todo lo que necesitas saber, sólo así podrás hacer preguntas específicas, cuyas respuestas te pueden ayudar en la decisión.

Tras la consulta, el médico te examinará y obtendrá una imagen de la distribución de los depósitos de grasa en el vientre, así como la elasticidad de la piel.

Es muy importante que durante la entrevista y examen, el médico obtenga la máxima información sobre sus pacientes. Debe saber necesariamente si el paciente presenta alergias a medicamentos, alimentos u otras sustancias. También te preguntará sobre cicatrices, sobre todo para saber si tu cuerpo tiende a no cicatrizar bien. Así mismo el médico necesitará información sobre los medicamentos o remedios naturales que tomas y para qué los tomas. También te pregutnará sobre tus hábitos alimenticios, si fumas y si bebes.

Medicinas

Si tomas habitualmente algún medicamento, un cirujano serio se pondrá en contacto con tu medico de cabecera para hablar sobre una posible suspensión del tratamiento o sustitución del mismo. Especialmente los medicamentos que retardan la coagulación sanguínea, algunos analgésicos como la aspirina, por ejemplo, deben eliminarse dos semanas antes de la operación. Además, el doctor necesitará información sobre enfermedades preexistentes, especialmente problemas de tiroides, hipertensión o enfermedades cardiovasculares, enfermedades del corazón, problemas de circulación, así como diabetes y otras afecciones.

Como ya hemos mencionado, antes de la intervención de  abdominoplastia debes de prescindir de medicinas que contienen ácido acetil salicílico, como la aspirina. También hay que evitar los antiinflamatorios no esteroides como el ibuprofeno dos semanas antes de la cirugía. Si presentas fiebre u otros signos de infección poco antes del procedimiento, tienes que informar obligatoriamente al el médico.

Intenta dejar de fumar antes de la abdominoplastia

La nicotina reduce el flujo sanguíneo hacia los órganos, y puede producir una interrupción del flujo sanguíneo en la zona de operación. En combinación con la píldora anticonceptiva aumenta el riesgo de formación de coágulos sanguíneos, por lo tanto un fumador, al menos intentará dejar de fuma  dos semanas antes de la cirugía. Si no puedes dejar de fumar, procura no fumar más de 5 cigarrillos al día. Esta cantidad es el máximo que el médico debería aceptar para realizarte la abdominoplastia.

Otras recomendaciones

Si estás siguendo una dieta, debes esperar a alcanzar el peso deseado. Así mismo si todavía no ha completado la planificación familiar, no debes someterte a la abdominoplastia ya que durante un nuevo embarazo el  tejido puede volver a quedar fláccido, lo que resultaría en una nueva intervención. Para reducir al máximo los riesgos, no está demás estar en buena forma física y llevar una buena alimentación. Lo ideal es ideal practicar deporte como jogging, bicicleta o natación desde tres meses antes. Por otro lado no es nada recomendable una excesiva perdida de peso de tres a cuatro semanas antes de la operación, ya que esto afecta negativamente al metabolismo y por lo tanto el sistema inmunitario está debilitado. Además una alimentación no equilibrada como puede ser una dieta puede llevar a retrasos de cicatricación.

¿CÓMO ESTARÉ DESPUES DE LA ABDOMINOPLASTIA ?

¿Será doloroso, cuando estaré recuperad@, ? Todo tiene un antes y un despues. En otros posts ya hemos hablado sobre las generalidades de la abdominoplastia y sobre la preparación… etc. Ahora es el turno de hablar del despues:

Sí, hay vida despues de la abdominoplastia .

Durante los primeros dias despues de la abdominoplastia, sentirás el vientre como atado con cordones y con un dolor leve que se aliviará bien con calmantes. Al levantarte y caminar notarás como se estira la pared abdominal. Es una sensación incómoda pero no durará mucho tiempo. Al principio, puede costar trabajo caminar ergid@, pero hay que ponerse rect@ tan pronto como sea posible.

El ombligo despues de la abdominoplastia

Para no producir complicaciones es esencial una muy buena higiene . Generalmente, tras cinco días podrás tomar una ducha normal.

 Generalmente, tras la abdominoplastia, el doctor prescribe 24 horas de reposo. Durante este tiempo deberás permanecer en una ligera posición fetal, es decir, inclinada, de manera que se alivie la tensión de la pared abdimonal. Tras este tiempo, se eliminará el vendaje, y recibirás una faja elástica que sujeta el abdomen y asegura una correcta circulación sanguínea de la piel de la pared abdominal. A veces el doctor coloca drenajes para la salida de sangre y secreciones. Estas se suelen eliminar tras dos o tres días.

El periodo de recuperación despues de la abdominoplastía, es variable y puede tomar varias semanas. Las personas que disfrutan de una buena condición física pueden estar trabajando a las dos semanas. Sin embargo otros pacientes necesitan cuatro semanas de descanso. Lo ideal es comenzar con ejercicios leves a los tres días de la operación. Deberás realizar un ligero programa de ejercicios sistemáticamente todos los días. Este entrenamiento ligero reduce la inflamación, el riesgo de trombosis y mejora el tono muscular. Durante este tiempo se evitarán a toda costa la realización de grandes esfuerzos, pudiendo volver a una actividad deportiva normal después de seis a ocho semanas, siempre tras la autorización del médico.

Los primeros meses tras la abdominoplastia, las cicatrices aparecen enrojecidas, esto es absolutamente normal. Puede pasar hasta un año para que las cicatrices tenga un aspecto más plano y más brillante. De cualquier manera, si la operación está hecha por un profesional, las cicatrices estarán situadas de manera que quedan disimuladas por la ropa interior. Pero la apariencia posterior de las cicatrices no depende sólo de la operación sino de sus posteriores cuidados. Hay que procurar no estirar ni doblar demasiado la parte superior del cuerpo. Así pues es recomendable dormir con las piernas sobre un cojín de manera que estas queden ligeramente elevadas.

De ocho a diez días despues de la abdominoplastía se retirarán los puntos, aunque en en muchos casos, las cicatrices son cosidas con suturas absorbibles. Estos hilos se disuelven por sí mismo ahorrando al paciente la molesta y dolorosa extracción de los puntos. Para ayudar a la cicatrización y mantener las cicatrices suaves y flexibles se puede hacer uso de cremas, aunque estas no se aplicarán en ningún caso antes de las tres semanas. Si durante el proceso de curación se inflamaran las cicatrices o se sintieras una picazón severa, debes acudir necesariamente al médico. Además durante aproximadamente un año, no es recomendable exponer las cicatrices   a la luz del sol sin protección, siendo el factor ideal el 20. Una radiación directa del sol sobre las cicatrices puede oscurecerlas en exceso. Para terminar, una saludable dieta, suave deporte de forma regular y masajes del tejido conjuntivo ayudarán enormemente a mejorar la calidad de la piel y el tejido.

Es importante señalar que si presentas sangrado sostenido, aumento de la hinchazón, incremento del dolor o fiebre por encima de 38,5 grados centígrados hay que consultar sin falta al médico, incluso si estos síntomas se producen sólo unos pocos días despues de la abdominoplastía.

En los primeros días después de la cirugía, el médico examinará regularmente. Tras la eliminación de los puntos, las revisiones serán generalmente a las seis semanas y tres meses.

ABDOMINOPLASTIA PRECIO. NO SIN UN BUEN EXAMEN.

Son muchos los mensajes que me llegan con este asunto: abdominoplastia precio. Pues bien, queridas amigas y amigos, yo no soy cirujana ni tengo ninguna clínica, por lo que no puedo dar un precio de esta ni ningún tipo de operación. Simplemente en un momento de mi vida recopilé mucha información al respecto y un día se me ocurrió ponerla en un blog como este. Pero sí podemos comentar algunas cosas:

Para hacerte una idea sobre el precio de una abdominoplastia lo ideal es buscar en internet las mejores clínicas de cirugía estética y preguntar en ellas. Eso sí, procura que sea en clínicas de tu país ya que el presupuesto puede variar mucho de un país a otro. La mayoría de  clínicas seguramente te darán un precio orientativo. No te lo podrán dar concreto porque son muchos factores los que intervienen en el coste, y es que cada ser humano es único y sus necesidades también. Así pues sólo sabrás cuánto va a costar  tu abdominoplastia después de un buen análisis por parte del médico que te la va a realizar.

 

Abdominoplastia precio, los factores que influyen

 

Dimensión y duración de la operación

 

Cada operación es diferente. A veces hay que ubicar el ombligo en una nueva situación, hay quien al mismo tiempo aprovecha y se retoca el pecho o se realiza una liposucción. O por el contrario la operación necesaria es más pequeña y sólo se hace una mini-abdominoplastia. A veces hay viejas cicatrices (tales como las  de una cesárea) que hay que tener en cuenta… etc.

Seguridad en la sala de operaciones

 

Cuanto mejores medidas  y mayor sea el estándar de seguridad en el área de operación, más alto será el coste de la intervención. En lo personal, esto para mí es lo más importante. Un lugar de calidad y totalmente fiable que disponga de buen material, y cuyo personal esté muy preparado. Claro que a más cualificación del personal, mas cara la mano de obra.

 

Hospitalización

 

La estancia en el hospital y sus consecuentes cuidados  reducen el riesgo de complicaciones. Dependiendo de la magnitud de la intervención el tiempo en el que estarás en el hospital será de entre dos y siete días.  La estancia y el personal que se ocupará de tí también cuestan dinero.

 

Anestesia

 

El precio de una anestesia cambia según sus requisitos individuales, factores de riesgo personales y la duración de la cirujía. Pero no sólo eso, también hay diferentes calidades  de la propia anestesia. No, no te preocupes no te vas a despertar en medio de la operación.La diferencia entre una anestesia buena y una menos buena, normalmente se aprecia sólo después de la cirugía: una buena anestesia tiene menos efectos secundarios tales como náuseas, vómitos… etc.

 

Ropa interior de compresión

 

Es importante que sea de calidad porque la llevarás varias semanas. Y como todo, a mayor calidad, más cara será. La permeabilidad del aire y el confort son importantes.

 

Cuidados postoperatorios

 

Tendrás que ir a que te hagan curas, te eliminen los drenajes si los han puesto, a quitar los puntos. Se puede producir alguna complicación… En el presupuesto que te den, tienen que quedar claro si esto también se incluye.

 

En fin, creo que queda clara la razón por la que no se puede decir cual es exactamente el precio de una abdominoplastia, sin embargo te pongo un enlace a una página con más información al respecto. 

TIPOS DE ABDOMINOPLASTIA: CLASICA Y MINI ABDOMINOPLASTIA

Existen básicamente dos tipos de abdominoplastia, según la cantidad de piel y grasa abdominal a eliminar.

Abdominoplastia clásica

Incisiones en una abdominoplastia clásica

La abdominoplastia clásica es la mas común. Esta operación se realiza bajo anestesia general. Se hace una incisión justo por encima de la línea del pubis que sube lateralmente por la linea del bikini .Otro corte se realiza alrededor del ombligo. Una vez separada la piel abdominal de los de los músculos, si éstos se acercan y se unen mediante sutura en caso necesario. Mediante esta tensión de los abdominales, se fortalece la pared abdominal y se disminuye la cintura. Para tensar la piel, se sigue diseccionando hasta las costillas y se estira “el faldón” hacia abajo cerrando la cicatriz y dejando el vientre plano. Antes se habrá eliminado el exceso de piel y de tejido graso. Finalmente se hace una nueva incisión para fijar el ombligo y después se insertan varios drenajes. Tras la sutura se aplica un vendaje de compresión, que reduce la hinchazón y el dolor y al mismo tiempo ayuda al moldeado de la piel.

Mini abdominoplastia

La mini abominoplastia es adecuada en los  casos en los que sobra poca piel y tejido graso en el abdomen inferior. Es una cirugía menor que puede realizarse como paciente ambulatorio y bajo anestesia local. El ombligo queda intacto y sólo se tensa la parte inferior de la musculatura. En la mini abdominoplastia, el cirujano plástico tensará solamente el tejido entre la línea de corte y el ombligo a diferencia del método de abdominoplastia completa. También aquí se tirará de la piel hacia abajo eliminando el excedente.

VIENTRE PLANO MEDIANTE LA ABDOMINOPLASTIA

La abdominoplastía es una operación que se lleva a cabo muy frecuentemente. Su objetivo es básicamente mejorar el contorno del cuerpo. Para ello se tensan la piel y los músculos del abdomen de manera que obtenemos un vientre plano. La operación se realiza de manera que las cicatrices quedan prácticamente invisibles incluso cuando el paciente luce un bikini o bañador. Para ello, el corte se aplica justo encima del área púbica. Al mismo tiempo también el ombligo puede recibir una nueva ubicación al moverse como parte de la racionalización de la piel. Además, durante la operación se pueden eliminar cicatrices preexistentes producidas, por ejemplo, por una cesárea o intervenciones anteriores.

Antes y despues de una abdominoplastia

Con el tiempo la abdominoplastia se ha convertido en un procedimiento de rutina. Sin embargo, es un procedimiento quirúrgico que debe ser muy bien dominado por el cirujano plástico. La elección de un médico competente, por tanto, juega un papel muy importante en el período previo a la operación. El médico debe tener una gran especialización en el área del abdomen. Además, se deben analizar las calificaciones, la experiencia, grupos a los que pertenece, en definitiva debes hacer una cuidada selección del médico que te va a tratar.

Razones para una abdominoplastia

Grasa resistente: La mejor manera para reducir la obesidad en el largo plazo, es una dieta equilibrada y baja en calorías, así como la práctica habitual de deporte. Pero la forma de un cuerpo se ve afectada por varios factores. Así, puede haber acumulaciones de grasa en la parte superior o incluso parte inferior del abdomen que, por la genética del individuo, resisten por mucho que se entrene. En este caso la única manera de conseguir una vientre plano es la abdominoplastia.

Multiples embarazos: La relajación de la pared abdominal anterior con la piel del vientre también puede ser resultado de uno o varios embarazos. La pared abdominal se estira mucho durante el embarazo y se destruyen las fibras elásticas. La piel se estira y la pared abdominal se arquea, lo que no suele resultar muy estético. En muy pocos casos, la pared abdominal toma su forma original después del embarazo y lamentablemente ninguna dieta ni actividad deportiva es capaz de deshacer esta distension.

Estrías: El sobrepeso y el embarazo su consecuente distensión del abdomen provoca la formación de estrías ya que la elasticidad de la piel de la piel del abdomen  no es suficiente como para retraerse completamente.

Abdominoplastia vs. liposuccion.

Cuando la piel abdominal es relativamente elástica, es posible que no sea necesaria una abdominoplastia y que el método más adecuado sea una liposuccion. En este caso, el médico le debería explicar con mucha precisión las diferencias entre ambas técnicas aplicadas a su caso individual. Una liposucción superficial puede causar una cierta contracción de la piel aplanando el vientre, sin embargo, los resultados no son comparables con los resultados obtenidos por una abdominoplastia. Además, los músculos de la pared abdominal no se tratan en la liposucción.

La abdominoplastia requiere ingreso hospitalario.

La cirugía de abdomen es una operación muy seria que dura generalmente de dos a tres horas y se realiza bajo anestesia total. La estancia en la clínica suele ser de dos o tres días y depende de la magnitud de la intervención y la técnica utilizada.

Generalmente se suelen tratar de forma ambulatoria sólo las correciones leves tales como la liposucción y  en circunstancias especiales, es posible que una mini abdomnoplastia ser realice forma ambulatoria. En cualquier caso, ten en cuenta que la seguridad tiene que estar en primer plano.

¿Mantendré para siempre el vientre plano?

Cualquier persona que se someta a una abdominoplastia, debe ser consciente de que ésta no es un sustituto de una dieta equilibrada y ni del deporte. Te acercarás, incluso posiblemente llegarás a tu peso ideal, pero hay que ser realistas en cuanto a las expectativas. La cirugía de abdomen da forma al cuerpo, pero esto no significa una pérdida de peso sostenible. Si no se produce un cambio de dieta y otras rutinas de nuestra vida como, por ejemplo la realización de deporte y ejercicio de forma habitual,    el cuerpo puede volver a su forma original, es decir, las células de grasa pueden volverse a formar debajo de la pared abdominal y “adiós vientre plano”

Precio

Desgraciadamente todo tiene un precio y conseguir un vientre plano no va a ser menos. Sin embargo no podemos decir con exactitud  cuánto cuesta una abdominolpastia en España , porque ésto depende de muchos factores como la estrategia comercial de la clínica de tu confianza o la magnitud de la operación. A veces se aprovecha para, por ejemplo, hacer una liposucción… etc.  El precio es por tanto muy variable y según la información que hemos podido recabar se mueve en una horquilla de 5000 € hasta 8000 €.

En algunos casos graves, la Seguridad Social puede hacerse cargo del coste de la operación. Sin embargo cuando se trata, como en la mayoría de los casos, de una operación puramente estética, es el paciente quien corre con todos los gastos del tratamiento, así como de la estancia en la clínica. También tendrá que responder de los costes adicionales producidos por los tratamientos o las complicaciones  que puedan surgir. Si crees que tu caso es grave, consulta a tu médico de cabecera.

 

Fuentes: